¿Quieres?

¡Hola! Hoy quiero empezar con este versículo, que se encuentra en Juan 5:8 y dice: 

8 Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.


Sé que muchos hemos escuchado y leído esta historia, pero lo que me encanta de su palabra es que cada historia, versículo y enseñanza se puede interpretar de muchas maneras, nos dejan muchos mensajes y aprendemos de maneras diferentes.


Hoy, con este versículo quiero que puedas interpretar y ver esta historia desde otro punto de vista. 

En esta historia estamos hablando de un hombre que había estado enfermo en cama por 38 años. El lecho era el que siempre lo cargaba a él, pero cuando Jesus llega… Todo cambia. Es tan diferente nuestra manera de pensar con la de Dios. Cuando nosotros creemos y pensamos que algo es imposible, para Él no lo es. De hecho es lo contrario. Lo chistoso de esto es que a veces estamos tan seguros de muchas cosas que creemos que simplemente es nuestra manera de pensar, pero realmente no es así. Dios quiere que pensemos de una manera diferente, como Él lo hace. 


¿Cómo pienso diferente?

Lee su palabra. Como dije; hay muchas cosas que podemos aprender a través de ella.



Regresando a la historia... ¿a dónde quiero llegar? 

Estaba diciendo; el lecho era el que siempre cargaba a este hombre enfermo, pero realmente lo que Dios quizo decirle es que el lecho no lo debía de cargar a él; si no al revés, que él cargara el lecho y siguiera para adelante. Le quizo decir que él es el que debía de querer y tomar la decisión de creer y seguir adelante. 

Jesus le preguntó: ¿Quieres? 

Rápidamente el enfermo le contesta la razón por la que ya no hacía siquiera un pequeño esfuerzo para seguir adelante y recibir su milagro. Pero… no respondió lo que Jesus preguntó. 


Así somos muchas veces nosotros con Dios. Ponemos muchas cosas de excusas o probablemente quejas en vez de responder lo que Él nos esta preguntando.

Él nos conoce, sabe como pensamos como somos. Muchas veces somos nosotros los que estamos esperando a que Dios nos hable o nos llegue a levantar; pero verdaderamente es Él el que está esperando que nos levantemos, creamos y sigamos adelante. Si decidimos cambiar nuestra manera de pensar, creemos con todo nuestro corazón y no nos damos por vencidos; créeme vas a ver buenos resultados. Al final de todo, Dios siempre va a estar y ha estado contigo. 


Te motivo para que te levantes, no importa la situación en la que estés pasando, Dios está dispuesto a caminar contigo de la mano incluso en las caídas, pero quiere que luches y seas valiente. 

472 vistas

Diagonal 35, Boulevard Austriaco 16-25 zona 16, C.C. Cardales de Cayala, Iglesia Tiempos de Gloria, Guatemala.

(+502) 2228-2700