Sé el regalo de alguien más

Todos tenemos a esa persona que siempre le pedimos consejos, que siempre está para nosotros y de alguna manera nos hace mejores.


¿Eres tu esa persona con los que te rodean? 

Dios nos ha dado su palabra para que por medio de ella puedas adquirir sabiduría y obedecer lo que Él ha dicho. En lo personal, muchas personas mayores que yo que apenas conozco han llegado a pedirme ayuda, en un área que ni siquiera he vivido o no tengo una idea. Ese día le pregunté a Dios y le dije ¿Por qué me piden consejos de algo que nunca pasé, O peor aún que soy menor que esa persona? Ese día no me respondió (Dios no siempre responde cuando nosotros queremos, hay que ser pacientes porque también nos puede hablar de muchas maneras) así que esperé. En ese momento en donde la persona me pidió consejo, simplemente le pedí a Dios sabiduría para que fuera Él el que le hablará a través de mí. 







Pasaron un par de días y me volvió a pasar con otra persona. Y le volví a preguntar ¿Por qué me pide consejos a mí en áreas donde no son mi fuerte? 

Comencé a darle palabra a esa persona y le di consejo. Al día siguiente estaba teniendo un tiempo en Él y por fin me respondió sin haberle vuelto a preguntar y me dijo: - No necesitas experimentar o pasar algo para ayudar a otros. Tampoco necesitas ser más grande o tener una edad específica para aconsejar. 

Ese día entendí y lo que pensé fue que no necesitas ser experimentado para aconsejar y ayudar a otros en áreas o experiencias que a lo mejor no has pasado o no tienes idea de lo que esa persona esta pasando, pero por medio de Él y su palabra nos puede guiar y dar sabiduría para que podamos inspirar y ayudar a otros. Lo único que necesitas es estar cerca de Él, leer su palabra y te enseñará muchas cosas por medio de ella. 


Las personas que me han ayudado en esos momentos han sido vitales en mi vida, han sido un regalo y sé que son personas clave que Dios envió a mi vida.

Piensa... ¿Quién es esa persona que te dice lo que DEBES escuchar? y no lo que quieres. Todos tenemos a esa persona. Piensa en ella, agradece y sé una de ellas para otros.


No necesita ser alguien para ayudar a otros, sé esa persona que inspira e influencia a los demás. Dios quiere hablarte y usarte.

0 vistas

Diagonal 35, Boulevard Austriaco 16-25 zona 16, C.C. Cardales de Cayala, Iglesia Tiempos de Gloria, Guatemala.

(+502) 2228-2700