Aún no lo has visto

¿Estás cansado? ¿Nada te sale bien? ¿Sientes que no puedes más? ¿Crees que Dios se olvidó de ti? 





Todos en algún momento nos sentimos o hemos pensado en alguna de estas preguntas. Esos momentos difíciles donde no vemos nada y nada nos sale bien. Creemos que lo que estamos esperando y eso que Dios tiene para nosotros no llega. Generalmente cuando las cosas no llegan o salen a nuestra manera, nos frustramos, enojamos e incluso dejamos de creer por lo que Dios ha dicho que hará en nosotros. 


Muchas veces no comprendemos la razón de la espera, pero lo que no nos ponemos a pensar que la espera es nuestra preparación para lo que estamos a punto de recibir. No importa que tan duro sea el proceso, que tan larga sea la espera; NO DEJES DE CREER. ESTE ES TU TIEMPO.

Conozco una historia en donde una joven estuvo mal de salud. Fueron al hospital y diagnosticaron lo que tenía. La operación en el momento fue normal. Por alguna razón, todo se complicó. En una semana esta joven pasó por 3 operaciones en la misma semana. Pasó aproximadamente 1 mes en el hospital con la recuperación. En el momento y el proceso, todo fue duro, doloroso y no agradable. No fueron momentos de felicidad, pero a pesar de todo la joven me sorprendió. Estaba muy tranquila y confiada. Estuve continuamente visitándola y dentro del tiempo que estuve con ella, me compartió de todo lo que sucedía y por el día, mientras ella estaba en cama, cada cierto tiempo pasaban enfermeras y doctores que la iban revisando. Cada vez que una persona entraba al cuarto, la joven les hablaba de un Dios sobrenatural, un Dios de imposibles, un Dios que sana, un Dios que da segundas oportunidades, un Dios de misericordia. Compartía sobre Él y su palabra. Oró por cada una de las personas que entraban y les agradecía por el esfuerzo y cuidado que tenían de ella. Al final, todos estaban sorprendidos como una persona en esas situaciones puede estar tan confiada, tranquila e incluso cómo podía hablar de un Dios sobrenatural estando en ese lugar. Su respuesta fue esta:

 ´´Dios me mandó para que estas 30 personas lo conocieran por medio de mí. ´´


¡¡¡WOW!!!


¿Quién piensa de esta manera? Todo tiene un propósito, el tiempo de Dios es perfecto, sus planes son mejores que los nuestros. Sin saber cómo, Dios nos puede y quiere usar de muchas maneras. Muchas veces no vemos como Dios nos ve. 


¡¡AUN NO LO HAS VISTO!!


Este es tu tiempo, aprovecha cada proceso, cada victoria, cada etapa que Dios te permita pasar. Cree que te puede usar incluso en medio de esos procesos.  

0 vistas

Diagonal 35, Boulevard Austriaco 16-25 zona 16, C.C. Cardales de Cayala, Iglesia Tiempos de Gloria, Guatemala.

(+502) 2228-2700